Noticias

El amor no tiene fronteras

En frente de un McDonald`s cerca de la Universidad de Nanjing, en la ciudad de Nanjing de China, un joven extranjero compró dos órdenes de papas fritas y le dio una a una abuela mendiga.

Los dos se sentaron en el suelo, comiendo y charlando alegremente, e incluso le brindó agua a la abuelita. Esta escena conmovedora, demuestra que la humanidad ya ha cruzado las barreras del lenguaje.

Este joven es un estudiante extranjero en la Universidad de Nanjing, llamado Jason. El dijo: “Todo el mundo en nuestras vidas necesitan de nuestro respeto. Sentarse y conversar con una persona mayor, puede hacerle saber que hay gente en este mundo que se preocupan por ella”.

Fuente: chinasmack.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s