Noticias

Nadie se explica como fue a parar allí

Un jubilado tiene la suerte de seguir con vida  después de clavarse en el ojo,  un par de tijeras de podar.

Leroy Luetscher, 86 años, estaba en el jardín frente a su casa en Tucson, Arizona, cuando el terrible accidente tuvo lugar, pero, sorprendentemente, se espera que se recupere completamente.

Había dejado caer las tijeras justo debajo de él en el suelo y se agachó para recogerlas. Sin embargo, perdió el equilibrio y cayó boca abajo directamente en el mango.

El mango penetró en el ojo y se deslizó por el cuello, descansando en su arteria carótida externa. El jubilado fue trasladado al hospital con la mitad de las tijeras del lado izquierdo en la cabeza, y con la otra mitad hacia afuera.

Los cirujanos lograron quitar las cuchillas y reconstruir el piso de la órbita con una malla metálica, salvando su ojo.

Nadie se explica cómo el mango de las tijeras de podar llegaron hasta allí, pero tuvo toda la suerte del mundo.

Fuente: dailymail

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s