Noticias

Una de las pocas personas que ha visto el interior de su propio cerebro

Grace Connell, es una de las pocas personas en el mundo que ha visto el interior de su propio cerebro.

Estaba despierta, cuando los cirujanos extirparon un tumor de 5 cm de ancho y vio toda la cinco horas de la operación en una pantalla.

A medida que avanzaba Grace, de 29 años,  incluso compartía bromas con Kevin O’Neill, su cirujano de cerebro en el Charing Cross Hospital. Se le pidió que contara, moviera los dedos e identifique imágenes, cuando la estaban extirpando el tumor.

No sintió  ningún dolor. Aquí algo de su historia.

Estaba cenando con mi familia cuando me di cuenta de algo malo. No pude terminar mis oraciones y estaba completamente confundida. Fue horrible.

Mi padre decidió llevarme al hospital, pero cuando me metí en el coche me desmayé. Lo siguiente que recuerdo es despertar en cuidados intensivos al día siguiente.

“Usted sufrió cuatro ataques masivos”, me dijo el doctor.

Me quedé atónita. Nada de esto me pasó antes. Me enviaron a una resonancia magnética. Acaba  de regresar de viaje, y estaba convencida que había cogido la malaria.

Pero el doctor me dijo que definitivamente no era eso.

“Usted tiene un tumor cerebral”, dijo.

Me asusté cuando me dijo que era de 4 a 5 cm de diámetro. Lloré por unos segundos, pero después me tranquilicé.

Un par de semanas más tarde me iban a operar. Me sentí muy nerviosa, pero traté de no dejar que me afectara. Me dieron anestesia general mientras hacían incisiones en el cráneo, y luego cuando mi cabeza estaba abierta, me desperté.

No entré en pánico, a pesar que era consciente que mi cabeza se mantenía en su lugar con un marco.

El cirujano se centró en mi cerebro y mientras lo hacía me pidió que contara, identificara imágenes o moviera los dedos, si pudiera.

Me sentí bien durante la cirugía. Incluso me dio risa con una broma del anestesista.Me preguntó si estaba bien y le dije que si, con mi pulgar hacia arriba. Fue muy divertido y los dos estábamos riendo.

La única vez que sentí ningún tipo de sensación, fue cuando tocaron una parte en particular de mi cerebro y me dio un poco sensación de hormigueo en la cara. Afortunadamente, había sido plenamente informada y sabía qué esperar.

No sentí ninguna molestia, porque el cerebro no siente dolor. La cirugía duró cinco horas y creo que estaba despierta la mayor parte de ella. Me quitaron el 85 por ciento del tumor y luego me pusieron a dormir mientras me suturaban de nuevo.

Me desperté en la sala de recuperación y sonríe. Lo primero que dije fue “me duele la cabeza”, así como una pequeña broma, pero en realidad si tenía un poco de dolor de cabeza.

Una semana más tarde me sacaron las grapas de la cabeza y estaba de vuelta en el trabajo. Los médicos confirmaron que el tumor era benigno y desde ese momento me controlan cada seis meses.

Fuente: thesun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s